Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR MÁS INFO

Para no perderte ni una sola candidatura,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

Nuestra web no es compatible con el navegador Internet Explorer.

Por favor, actualiza tu navegador a uno más moderno.

; )

Habilidades para el directivo del siglo XXI

25 de junio, 2019

David Garrido Hernández

Está claro que ser competente en el desempeño de tu labor profesional no depende exclusivamente de tus conocimientos, de tu aptitud. Es necesario tener una actitud adecuada, que no siempre es fácil mantener por diversas causas: presión jerárquica y de calendario, ambiente laboral, situaciones personales, etc.

Hay muchos datos que corroboran esta situación:

  • 4 de cada 5 trabajadores españoles están descontentos con su trabajo, según el estudio“Índice de Felicidad Organizacional”.
  • 3 de cada 5 sufre estrés en el trabajo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por todo ello, para lograr ser un mejor profesional, y en el fondo disfrutar más de tu trabajo y de tu tiempo diario, es necesario cuidar no solo tus conocimientos técnicos, financieros, de gestión, etc –conocidos como hard skills– sino tus conocimientos en gestión emocional, liderazgo, trabajo en equipo, comunicación, etc, esto es, las denominadas soft skills o habilidades blandas.

Los estudios demuestran que son las habilidades sociales las que hacen que las personas evolucionen convenientemente y se consoliden dentro de las organizaciones. De hecho, el 70% de los empleados se comprometen con su empresa si confían en sus responsables. Este compromiso genera una mayor productividad y un mejor clima laboral en la compañía.

Por otro lado, existen multitud de estudios que demuestran que el principal motivo por el que un empleado abandona su actual puesto de trabajo está relacionado con el nulo reconocimiento por parte de sus responsables y directivos.

Como directivo o mando intermedio, debemos considerar que nuestra principal labor es mantener un equipo cohesionado, motivado y en continuo crecimiento. Los equipos de trabajo son organismos vivos que requieren cuidado y atención, y muchas veces esas funciones son las menos atractivas y las más descuidadas, ya que son más delicadas y no siempre las más agradecidas.

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito.” Stephen R. Covey

¿Ya has pensado cómo desarrollar esas habilidades sociales que te gustaría perfeccionar para mejorar en tu desempeño profesional y disparar tus resultados?

 

Comparte en: